5 consejos para cuidar tu piel en verano

 

Con la llegada del verano nos olvidamos del trabajo y de las preocupaciones. Solo pensamos en esa playa paradisíaca que hemos estado esperando con ansias todo el año y que por fin vamos a poder disfrutar junto a nuestros amigos y familia.

A veces queremos aprovechar tanto cada rayo de sol, luciendo nuestro nuevo bikini, que nos olvidamos de nuestra piel… ¡y el sol no es su mejor amigo!

Pero no te preocupes, en Skingdom queremos ayudarte, y por eso aquí tienes 5 consejos imprescindibles para mantener una piel radiante y cuidada en verano.

 

Consejo 1. Mantén los hábitos diarios de limpieza

 

La limpieza diaria es uno de los pasos fundamentales durante todo el año, y en verano más que nunca, ya que el sudor, la sal del mar o el cloro de la piscina, los productos solares y el maquillaje pueden dejar restos y taponar nuestros poros.

Por la mañana, lo mejor es limpiar la piel con una solución micelar, que hará la doble función de limpiar y tonificar. Por la noche, en cambio, utiliza la famosa doble limpieza: desmaquilla con un aceite (¡aunque tengas la piel  grasa! y después limpia con tu producto de belleza habitual (gel sin jabón, agua micelar, leche, etc.) y, por supuesto, termina tonificando el rostro. 

 

Consejo 2. ¡¡Hidratación, hidratación, hidratación!!

 

Durante el verano no debes olvidar tu tratamiento habitual pero, sobretodo, ¡no olvides la hidratación! La sal, el cloro e incluso el sol pueden resecar tu piel.

Por el día, puedes aplicar una crema hidratante específica para tu tipo de piel y, si no vas a ir a la playa, puedes aplicarla incluso con protector solar (SPF). Por la noche, en cambio, es el momento de utilizar el tratamiento específico para tu tipo de piel.

 

Consejo 3. Protege tu piel del sol

 

Aunque a todas nos encanta el sol y lucir bronceado en verano, es muy importante protegernos cada día. El sol tiene muchísimas cosas buenas (nos ayuda a producir Vitamina D, nos hace estar de mejor humor, etc.) pero también es el culpable de quemaduras, manchas, rebote de acné y, en casos más extremos, de cancer de piel.

Por eso, aplicando protección solar todos los días podremos disfrutar de las ventajas del sol minimizando los riesgos.

Por las mañanas, puedes aplicar una crema hidratante con protector solar SPF30 (la conocida como protección urbana) e ir reponiendo la protección con una bruma hidratante con SPF cada 2-3h.

En cambio, si vas a la playa o a la piscina, debes utilizar un protector solar SPF30 o SPF50 según tu tipo de piel. Te recomendamos aplicarlo media hora antes de la exposición solar (por ejemplo, antes de salir de casa) y reaplicarlo cada 2h.

¡Tranquila! Aunque utilices protector solar vas a ponerte morena igual… 

 

Consejo 4. Exfolia tu piel

 

Antes de la exposición al sol puedes aplicar un exfoliante corporal, ya que este eliminará todas las células muertas y el bronceado te durará más.

Repite la exfoliación cada 15 día para eliminar células muertas e impurezas. Además, favorecerás que los activos que te apliques después se absorban mejor y, por tanto, sean más efectivos.

 

Consejo 5. ¡No te olvides de la mascarilla!

 

A nuestra piel le encanta los mimos, y no hay nada mejor que una buena mascarilla hidratante y regeneradora una vez a la semana. Actúan en la superficie aportando hidratación, pero también penetran en la dermis favoreciendo la generación de la propia hidratación de la piel.

También, puedes aplicar un multi-masking, una combinación de diferentes mascarillas para dejar tu piel mejor que nunca. ¡Hablaremos de esta rutina de belleza en un próximo post en el blog!

 

¿Qué te han parecido nuestros 5 consejos? Fáciles de seguir, ¿no? No lo dudes, cuida tu piel en verano y la sentirás más cuidada, más bonita y ¡el bronceado te durará más!

 

Etiquetas:
Skingdom
erick@skingdom.com

Bienvenido al reino de tu piel. En Skingdom proponemos soluciones de belleza y bienestar dermatológicas. Un lugar donde sentir que te escuchan y te cuidan.

No hay comentarios

Escribe tu comentario