La doble limpieza: un rito de belleza que asegura una limpieza profunda

 

¿Limpiarse la cara dos veces suena excesivo verdad? Pues sus ventajas demuestran que no lo es. La doble limpieza facial es un método que se lleva siglos practicando en Japón, y como bien indica su nombre, consiste en realizar dos limpiezas para retirar cualquier tipo de residuos de la superficie de la piel.

En el primer paso se utiliza un aceite limpiador para retirar todo tipo de impurezas oleosas como el maquillaje y el sebo; y en el segundo paso mediante un limpiador jabonoso (que no contenga detergente ya que puede irritar la piel) se desintoxica y se retiran todas las impurezas acuosas y células muertas.

Puede parecer que limpiarse la cara con aceite ensucia la piel y supone una muy mala idea para aquellas que sufren de acné, pero nada más lejos de la realidad. El aceite disuelve los aceites (del maquillaje o naturales) que están obstruyendo los poros. Es una cuestión de química. El resultado es una limpieza profunda que permite que se absorban mejor los principios activos que te aplicas a continuación.

Seguramente ahora ya entiendas mejor de qué trata la doble limpieza, ¿pero cómo se realiza exactamente?

Paso 1. Aplica el aceite limpiador sobre el rostro mediante gestos giratorios y deja que se absorba durante 30 minutos. Puede repetirse mañana y noche.

Paso 2. Utiliza un limpiador (con salicílico o glicólico dependiendo del tipo de piel) para disolver el aceite en vez de retirarlo con una toalla.

Paso 3. Aplica una crema hidratante u otro producto que forme parte de tu rutina de belleza diaria.

A continuación te recomendamos algunos productos para la doble limpieza:

Los limpiadores con salicílico son adecuados para pieles grasientas con acné y aquellos con glicólico son recomendables para la piel arrugada.

 

Skingdom
erick@skingdom.com

Bienvenido al reino de tu piel. En Skingdom proponemos soluciones de belleza y bienestar dermatológicas. Un lugar donde sentir que te escuchan y te cuidan.

No hay comentarios

Escribe tu comentario