La vitamina C: una fuente de energía para tu piel

 

La vitamina C, que muchos tomamos por la mañana a través de un zumo refrescante, tiene muchas ventajas para nuestra piel. Es un gran antioxidante que aporta mucha luminosidad, perfecto para pieles envejecidas, apagadas, o para recuperar “la buena cara” tras una noche larga.

Uno de los beneficios más importantes que la vitamina C ejerce sobre la piel,  es el aumento de la síntesis de colágeno, que estimula las fibras y aporta elasticidad proporcionando a la piel un aspecto más terso, suave y juvenil.También es recomendable para pieles con acné, pues tiene un efecto cicatrizante.

De momento suena muy bien, ¿no? Tiene un solo inconveniente, y es que se trata de una vitamina que se oxida rápidamente, sobre todo en el formato de cosméticos.

Tampoco es muy adecuado para pieles sensibles ya que contiene ácido ascórbico, y las podría sensibilizar más. Aunque si se limita a un 5% de concentración sí que se podría aplicar en este tipo de pieles.

Bien, y ¿cómo se aplica? La mejor forma de aplicarla es en forma de sérum o ampollas, pues en esta textura tiene mejor absorción.

Etiquetas:
,
Skingdom
erick@skingdom.com

Bienvenido al reino de tu piel. En Skingdom proponemos soluciones de belleza y bienestar dermatológicas. Un lugar donde sentir que te escuchan y te cuidan.

No hay comentarios

Escribe tu comentario